miércoles, 25 de julio de 2007

Preguntandole a mi almohada

En las parejas heterosexuales cuando se casan, las mujeres reciben el apellido del hombre, lo que quiere decir que esa mujer ya es de ese hombre. Pero entonces: ¿por qué casi siempre son las mujeres las que están peleando porque no les quiten a su marido? Eso quiere decir que más bien serían los hombres quienes deberían llevar el apellido de sus esposas... Pues sería una buena estrategia para marcar a sus maridos.

7 comentarios:

Anabella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anabella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anabella dijo...

y la tercera es la vencida.

... quiza porque les enseñaron que sin un hombre al lado no SON, entonces pasan del apellido paterno al conyugal y cuidan que permanezca así por el resto de la eternidad. Menos mal es una costumbre q esta cayendo en el desuso.

Lo que no he logrado comprender es por qué, si la mujer es la que "carga"al nino/a, se aguanta el parto, etc. Este lleva el apellido del padre así el susodicho se haya limitado a poner (involuntariamente) un espermatozoide?

Fiorixk dijo...

Visiones heterosexistas y machistas Pato.

Y por otro lado estoy de acuerdo en la queja, porque carajos debo llevar primero el apellido del mi papá, al menos se debería poder escoger, no?

Diego dijo...

mmm, la verdad no estoy de acuerdo con el cambio del nombre de la mujer, tampoco me quisiera cambiar mi nombre, entonces creo que lo más justo sería mantener los nombres, pero como para botar un dato, el cambio de nombre con la preposición "de" no es obligatoria como lo era antes, entonces aquella mujer que se cambie el nombre es porqué así lo quiere, igual el nombre de la familia debería ser decidido en común acuerdo y así dejar de marcar territorios que no son propiedad más que del amor, y el respeto propio y por su pareja.

paula_mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
paula_mar dijo...

divagué
y me fuí a otro tema que no era el tuyo...
y retomando
pues OBVIO que no van a querer llevar el apellido de la susodicha,
ya les debe quedar medio grande el tema del anillo y su usual pérdida por andarselo quitando cada que quieren ir de nueva conquista (jejeje)

ahora, si concuerdo con la Pi (tendrá relación con el orden del caos?), ese sentido de pertenencia a "el" suele brindar tranquilidad para uno y otro lado (ella no se siente sola, el marca lo que "le pertenece")

Prefiero dejar lo de las marcas,
aunque felizmente acepto a una nuestra: Lucía Barragán García

TI AMO LINDA!!!